fbpx
Instrúyanse, agítense y organícense

Instrúyanse, agítense y organícense

De 1997 a 2020. II Conferencia Confederal de Juventud

Por Paula Guisande y Juan Martínez

CCOO celebrará su II Conferencia Confederal de Juventud los días 17 y 18 de abril de 2020. Un encuentro con el que culminará un amplio proceso de participación y debate de la afiliación joven del sindicato.

Mucho llovió desde esa primera conferencia que en 1997 abordó temas tan ajenos a nuestros días como el Servicio Militar Obligatorio y la Prestación Social Sustitutoria, que CCOO rechazó de lleno. En su día eran las incipientes ETT, los nuevos contratos de aprendizaje, las dobles escalas salariales, las principales preocupaciones de los trabajadores y trabajadoras jóvenes.

Con algún que otro neologismo y un toque tecnológico, la precariedad actual no es más que una actualización de aquella que comenzó a ensayarse con la juventud en los años 90. Extendida y profundizada hasta tal punto que ya no afecta sólo a jóvenes, ni se circunscribe a lo estrictamente laboral. Entre sus muchas consecuencias se encuentra la limitación, cuando no privación, del derecho a la participación en la empresa, lo que unido a la alta rotación, hace muy difícil un vínculo estable de los trabajadores y trabajadoras en situación precaria con el sindicato.

Consciente de esta compleja realidad, CCOO celebra ahora esta II Conferencia de Juventud con la intención de que toda la organización se vuelque en la elaboración del discurso político y las propuestas dirigidas a mejorar las condiciones de vida y trabajo de las personas jóvenes y en la búsqueda de soluciones organizativas que faciliten su implicación y participación sindical, pero también la atención y organización de nuevas realidades laborales que no tienen fácil encaje en la estructura sindical clásica.

Pero no son sólo las conferencias las que articulan la participación juvenil en el sindicato. CCOO lleva treinta años celebrando las escuelas confederales de juventud como cita anual de cuadros sindicales jóvenes, y a día de hoy prácticamente todas las organizaciones confederadas, ya sean territoriales o federales, cuentan con secretarías de juventud.

Fue la Conferencia de 1997 la que impulsó la extensión de estos espacios de participación a todas las organizaciones de CCOO, especialmente a las federaciones, que hasta entonces no contaban con espacios de juventud. Esta vertebración de la participación permitió avanzar en coordinación de campañas confederales, ayudó al intercambio de buenas prácticas y dio lugar a escuelas de jóvenes sindicalistas en casi todas las organizaciones.

Aquella Conferencia sirvió también para que se contase con las secretarías de juventud a la hora de configurar direcciones y para articular los espacios de participación de colectivos pre laborales, como estudiantes y jóvenes en busca de su primer empleo, y también a quienes ya estaban trabajando, principalmente en grandes empresas, que se fueron incorporando a los órganos de dirección de las federaciones.

Ya entonces las relaciones con organizaciones y plataformas juveniles acapararon parte del debate. Un tema que vuelve a estar presente en los documentos de esta segunda conferencia, puesto que las alianzas resultan claves para reforzar la posición de las personas jóvenes en un mundo que recién ahora parece pensar en el futuro, cuando la amenaza del cambio climático nos hace conscientes de que el pacto entre generaciones es obligado, pero no sólo en términos medioambientales, también en lo económico y social.

Finalmente, aunque no menos importante, toda iniciativa de juventud debe tener entre sus objetivos la formación y empoderamiento de cuadros sindicales. Hombres y mujeres capaces de asumir responsabilidades en el presente y en el futuro, de liderar sindicalmente los nichos laborales asociados a la economía de plataformas y lo que pueda surgir más adelante, y a contribuir con su frescura a la necesidad permanente de actualización del sindicato.

En una de sus célebres citas, Antonio Gramsci define muy bien las tres bases sobre las que se ha de construir la participación joven en el sindicato: “Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda nuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo nuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda nuestra fuerza”. Con esta II Conferencia de Juventud, CCOO tiene la oportunidad de reforzar estos tres pilares. En ello nos va el futuro a la clase trabajadora joven y no tan joven.

Artículo original publicado en
https://www.ccoo.es/0a99664ea5c86deba1ef2c5bd86656db000001.pdf